Tanta gente queriendo salir de la mina y ahora todos quieren entrar

th_a3127721f406470335aaf11380989549_5-5-Vista-de-la-galería-de-Forzados-rehabilitada

No puedo dejar de pensar en ello, he intentado volver a mis cosas, mi familia, mis amigos pero no se me va de la cabeza. Creo que me estoy obsesionado, he visitado los lugares que relaciona en su diario y los podría describir con el mismo detalle que lo hizo él, pero ahora falta la gente, falta la vida que tenía y que perdió. Es sorprendente que sean visitables estos lugares, qué hubiera pensado Josef si le hubieran dicho que aquellas paredes, las del hospital de mineros de San Rafael, pasarían de albergar enfermos y heridos de la mina a conservar libros y documentos históricos, y que en las habitaciones donde tanto padeció, se instalaría un museo donde se expone su diario. Pero seguramente lo que jamás creería es que a la mina bajasen ahora los niños de los colegios, familias completas, grupos de amigos, ¿para qué?, pensaría. Tanta gente queriendo salir de la mina y ahora todos quieren entrar. Sigue leyendo