La Guardia Civil detiene a una banda de ladrones en graveras y polígonos a raíz del Robo en Almadén

261705-operacion-elektra_editada

Ha arrestado a siete rumanos en las provincias de Madrid y Ciudad Real, cuando regresaban a sus localidades de residencia, después de asaltar una empresa de embutidos en la localidad de Almadén. Durante los últimos meses asaltaron cinco graveras en Los Santos y Sorihuela, pudiendo haber participado también en otros asaltos en la provincia de Salamanca durante las últimas semanas. El botín acumulado en cuatro provincias asciende por el momento a 200.000 euros
La Guardia Civil ha detenido a siete personas pertenecientes a un grupo criminal dedicado a la comisión de robos con fuerza en las cosas, en graves y polígonos industriales. Según informan fuentes de la Benemérita, en la operación Elektra se han esclarecido por el momento veinte delitos de robo con fuerza cometidos en las provincias de Salamanca, Jaén, Granada y Ciudad Real. Por ahora el valor de los efectos sustraídos y los daños originados en los lugares donde se cometían los robos asciende a más de 200.000 euros.
Los detenidos I.C.S de 48 años; A.M.S.  39 años, C.M.S. de 29 años, D.G.C. de 27 años, E.S de 26 años, I.L.B  de 34 años y A.G, de 40 años son todos de origen rumano y todos  contaban con antecedentes policiales. En concreto, se han practicado cuatro registros en viviendas en las localidades de Alcalá de Henares, Móstoles y Navalcarnero (Madrid), incautándose efectos procedentes de los robos y dos vehículos utilizados por el grupo.En esta investigación, que se inició con motivo de los robos cometidos en cinco graveras sitas en los municipios de Los Santos y Sorihuela (Salamanca), se ha llegado a identificar a todos los miembros del grupo criminal, cuya base de operaciones se encontraba situada en las localidades de Móstoles y Alcalá de Henares (Madrid), desde donde partían para cometer hechos delictivos en cualquier lugar de la geografía nacional. Posteriormente, los detenidos se repartían los efectos del delito y los vendían en el mercado negro.

Durante el  24 de febrero se procedió a la explotación de esta investigación, a raíz del último robo que cometieron en la localidad de Almadén (Ciudad Real) donde sustrajeron embutidos y jamones ibéricos de una empresa chacinera. Sigue leyendo