La explotación maderera será fuente de empleo en la comarca de Almadén

image

En su afán por crear empleo y riqueza en la zona, Minas de Almadén y Arrayanes S.A. (Mayasa), compañía que forma parte del grupo de empresas de capital público que componen la Sociedad Estatal de Participantes Industriales (SEPI) y que gestiona la Dehesa de Castilseras, prevé poner en marcha varios proyectos de generación de empleo. Entre ellos, crear una explotación maderera con trabajadores de la zona para sanear el pinar de ‘La Cerrata y el Manzaire’.
El proyecto, que se llevará a cabo a lo largo de este año y se prolongará durante los próximos cuatro, tiene como principal finalidad generar trabajo tanto en Almadén como en Almadenejos y Alamillo, pueblos colindantes a la finca. Se crearán entre cinco y seis puestos de trabajo directos para llevar a cabo la poda en la finca y otros tantos indirectos para transportistas y tractoristas, entre otras muchas especialidades. Así lo comentó el jefe de explotación de Castilseras, Manuel De Juan, quien subrayó el compromiso de Mayasa con el empleo. «Somos conscientes de las dificultades por las que están atravesando los vecinos y que no es el mejor momento de la historia», por lo que con «este proyecto responderemos a nuestra filosofía de crear trabajo en la zona», apuntó. La empresa que realice el trabajo procederá en breve a la selección de personal.
Fuente: latribunadecuidadreal.es

La riqueza de Castilseras en Almadén

image

Junto a otros atractivos de Almadén como el parque minero o la peculiar plaza de toros de forma hexagonal, la finca Dehesa de Castilseras es para los vecinos de la comarca la niña de sus ojos. Y no es para menos, con casi 9.000 hectáreas es una de las explotaciones más importantes de la provincia en la que la ganadería, la agricultura y la caza son sus principales pilares. Gestionada por Minas de Almadén y Arrayanes S.A. (Mayasa) cuenta en la actualidad con 23 empleados que, a diario, trabajan por sacar el máximo rendimiento a la finca. Para ello se cuida hasta el más mínimo detalle y se muestra especial atención tanto al ganado como a la explotación forestal y cinegética.
La ganadería ovina es la pieza fundamental de esta finca. Dividida en cuatro establos, en el último año se ha renovado la cabaña que ronda las 7.000 madres reproductoras de la propia finca. Los diez pastores y el mayoral son los que se encargan a diario de vigilar y mimar al ganado. Con las instalaciones más modernas y vanguardistas y los mejores cuidados, en los que se tiene en cuenta hasta el pienso, buscando aquellos que aportan mejor rendimiento según la edad y el peso. Por todo ello se consigue unos ingresos anuales que ayudan a mantener la finca gracias a la venta de la lana y de los corderos. Se trabaja de forma constante por conseguir un ganado «óptimo» en cuanto a producción cárnica, de ahí que uno de los proyectos de los últimos años ha sido la adquisición de 51 sementales Inra 401, de los que 37 se compraron en 2013 y 14, este año. De origen francés, este tipo de ejemplares poseen «excelentes características» dando como resultado «una producción cárnica de máxima calidad», tal y como comentan los responsables de explotación de Castilseras, Manuel De Juan y Jesús Arambarri.
Fuente: lanzadigital.com