Tecnología Minera, el «hueso» académico

image

El Grado en Ingeniería de la Tecnología Minera es la carrera más dura de todo el sistema universitario castellano-manchego. Así al menos lo indica la aplicación QEDU, una herramienta puesta en marcha por el Ministerio de Educación para facilitar información útil a los estudiantes para decidir qué titulación estudiar y dónde cursarla: universidad, plazas, notas de corte, nota media, rendimiento medio del alumnado y precio medio de los créditos.
La tasa de rendimiento de los alumnos de la Universidad de Castilla-La Mancha es del 72,81 por ciento, similar a la de la media estatal. Sin embargo, el rendimiento medio -el ratio de créditos superados sobre los matriculados que obtienen todos los estudiantes de una misma disciplina- baja hasta el 43 por ciento en el caso del Grado en Ingeniería de la Tecnología Minera, carrera que se imparte en la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén (Ciudad Real). En el curso 2012/2013 se ofertaron un total de 35 plazas y la nota de corte se situó en un 5,236.

«DURILLA» Francisco Mata, director de la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén, reconoce que tradicionalmente las ingenierías tienen «una dificultad añadida» y, en concreto, «la de minas siempre ha sido durilla y ha estado reconocida  a nivel nacional e internacional y asocidada a una imagen de prestigio».
Para Mata, sin embargo, es «prematuro» sacar conclusiones de estos datos (curso 2011/2012), ya que el Grado en Ingeniería de la Tecnología Minera «está todavía empezando, no ha acabado de implantarse». Además, desconoce si en esta estadística están reflejados o no los créditos en los que se matricularon los ingenieros técnicos que hicieron el curso de adaptación al nuevo grado. «No me la tomaría al pie de la letra para tomar decesiones drásticas», sentencia.
El rendimiento medio del alumnado es una variable a tener muy en cuenta a la hora de elegir carrera universitaria. Una decisión que no se debe tomar a la ligera, sobre todo después de que el ‘tasazo’ del ministro de Educación, José Ignacio Wert, haya provocado una escalada en los precios de las matrículas, y valorando, además, que casi dos de cada diez universitarios del Estado (19 por ciento) abandonan tras el primer curso.
En el caso del Grado en Ingeniería de la Tecnología Minera, su probada exigencia obliga a la mayoría de los estudiantes a volverse a matricular de las asignaturas suspendidas, lo que encarece sobremanera el coste final de la carrera, ya que las segundas matriculas y sucesivas son mucho más caras (18,79 euros en primera matrícula; 37,58 euros en segunda; 81,43 en tercera y 112,75 en cuarta y sucesivas). Y eso que la Universidad de Castilla-La Mancha no es de las más caras del país. Cualquier carrera de ingeniería cuesta del orden de 4.509 euros (240 créditos).
Fuente: latrubunadeciudadreal.es