La única plaza de toros hexagonal se encuentra en Almadén

140159317656744300_resizedLa plaza de toros de la localidad ciudadrealeña de Almadén, también llama Plaza Nueva, es la única de planta hexagonal que podemos encontrar en todo el mundo. Este peculiar coso fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 2012.

Su nacimiento se debe a la construcción del Real Hospital de Mineros de San Rafael, creado para atender a la población afectada con epidemias y enferma debido a los forzosos trabajos mineros. Así, en el año 1752 se empezaron las obras de 24 viviendas que conformaban una plaza hexagonal. Las nuevas casas albergaban a los mineros temporeros evitando así la expansión de virus contagiosos y recaudando dinero para la construcción del Hospital.

El coso de seis lados, con un aforo de 4.000 personas, se terminó de construir en el año 1765 y en él se invirtieron más de 320.000 reales de vellón. Antes de terminar las obras, concretamente el 19, 21 y 23 de octubre de 1752, se celebraron los primeros festejos en los que Pedro Martín Zancudo y Pedro Campanero lidiaron un total de 21 astados.

Resulta curioso añadir que asistir a las corridas que inauguraron el albero de dicha plaza, costaba un real por cada asiento ocupado. También a Costillares le cantaban una coplilla en Córdoba que hacía mención a tan característica plaza: “Arrogante Costillares, anda vete al Almadén, para ver matar bien toros, al famoso Cordobés”.

Actualmente en la plaza de toros de Almadén, además de festejos taurinos, se realizan representaciones teatrales y  exposiciones pictóricas. También es el escenario de banquetes de bodas, ya que el coso alberga un hotel de 20 habitaciones, un mesón, una oficina de turismo y un museo taurino.

Fuente: novilladassin.es/

Pastelería Manoli- Productos Navas

Para visitar la web pincha en la imagenScreenShot002

Nos dedicamos a la pastelería artesanal desde hace 50 años….

Todo comienza en Chillón, cuando el espíritu emprendedor y trabajador de una mujer la llevan a montar un pequeño negocio dedicado al dulce ,allá por el año 1964. Comienza a trabajar en casa y llevando a cocer las masas a un horno de panadería del pueblo. La producción realizada la venía a vender al mercado de abastos de Almadén.

De esta manera fue creciendo poco a poco, hasta poder comprar su propio horno y construir un pequeño obrador en el sótano de su casa. En todo momento contó con la ayuda de su marido y su pequeña hija.

En el año 1976, con una vida ajetreada entre Almadén  y Chillón y con los ahorros de su trabajo, deciden adquirir un solar y construir un obrador para seguir trabajando día y noche para abastecer la gran demanda de producto de la época.

Hacia 1990 deciden construir su propia pastelería y dejar de vender en el mercado de abastos. Ya para entonces había dos generaciones trabajando.

Con la jubilación de la creadora,continúa con el trabajo su hija y su yerno , los cuales habían estado al pie del cañón en todo momento. En este momento comienza la formación de unos de sus nietos.

Es en 2013 cuando se decide reformar aquella pastelería y ampliarla a lo que es actualmente. Hoy en día son dos generaciones trabajando para dar calidad y servicio a nuestros clientes.

Dedicado a Justina Casado, la abuela.