Chillón: Fiesta en su máxima expresión.

137647215648081500_resized

Todas las fiestas esconden una historia detrás, siendo algunas de ellas apasionantes como el caso de Chillón, en Ciudad Real. El patrón de la localidad es San Roque, debido a la creación de su Hermandad en 1587. Todo ello se explica por una peste que azotó la población entre julio de 1582 y agosto de 1583, que para su remedio se acordó tomar por patrono a San Roque y guardar su día. Tras la decisión, la peste cesó inmediatamente ante la aparición de la imagen del Santo.

La fiesta de la Vaquilla constituye una alegoría de lo acaecido, durante los días 13 y 14 de agosto. La Vaquilla simboliza la peste; el recorrido que ésta hace por las calles del pueblo en la noche del 13 no es sino una clara alusión a cómo la peste se había ensañado con el pueblo; el acto que se celebra en la mañana del día 14 con la muerte fulminante de la Vaquilla a manos del Capitán recuerda el cese instantáneo de la enfermedad ante la aparición del la imagen del Santo traída de la ciudad de Toledo y, finalmente, el simpático baile de la bandera es expresión y símbolo de júbilo popular por la milagrosa curación.

La Vaquilla es un armazón de madera que simula el cuerpo y cabeza de una vaca con su cornamenta, el hermano que la lleva a sus espaldas trata de imitar los movimientos de la vaca. Constituye la muestra más rica del folclore chillonero. Todos los hermanos van vestidos «a la vieja usanza» de siglos pasados. Sus trajes son de colores, con chaquetilla y calzón corto, calzas blancas y zapatillas bordadas con oro de canutillo y un sombre de paño adornado con una ancha cinta de seda de color.

La fiesta comienza en la noche del día 13 de agosto desde la puerta de la Iglesia Parroquial. Ahí es donde inicia la marcha triunfal de la Hermandad, con su Capellán, por las distintas calles del pueblo. La gente espera en la plaza y a la llegada de la Vaquilla se apiña en torno a ella gritando «¡Erra, erra, la Vaquilla!»

A la mañana siguiente, los vecinos se despiertan con la diana tamborilesca e irrumpen a la calle para presenciar la muerte de la Vaquilla.

En la plaza, el Capitán torea al «animal» para seguidamente darle fin a su vida con la contera de su bastón. Tras él, el Abanderado y los hermanos, bailan la bandera como símbolo de alegría ante el cese de la peste.

Fuente: http://www.abc.es/