Emilio Sosa entrenador del Don Benito y Almadenense, mejora los números de Miguel Rubio

A1-40100621.JPGEl manchego registra siete puntos más que el técnico anterior del Don Benito en estos primeros 16 partidos de liga y lucha por la quinta plaza.

Ya nadie se acuerda de aquel verano convulso donde en Don Benito rezaban por la continuidad de Miguel Rubio al frente del banquillo rojiblanco. El vistoso fútbol del técnico placentino y su buena clasificación la pasada temporada encandilaron a la directiva del club que no dudó en ofrecerle la renovación. La misma se llegó a anunciar por ambas partes. Pero nunca se firmó.

Miguel Rubio tenía por entonces muchas novias. Y el Coria la conquistó. Para el Don Benito, su marcha, fue un auténtico varapalo. La entidad lo tenía todo diseñado y supeditado a su continuidad y buscar otro entrenador era casi comenzar la casa desde el principio. Para este segundo año de transición económica se apostaba por una línea similar. Pero Miguel Rubio se marchó y el club buscó un remedio de urgencias. Ya nadie se acuerda de aquello. Y ocurre porque un hombre se ha encargado de borrar ese pasado de optimismo y convertirlo en un presente más esplendoroso todavía. Emilio José García Sosa llegó sin apenas hacer ruido, sin experiencia en categoría nacional y sin la confianza de ciertos sectores del entorno rojiblanco. Pero llegaba avalado por Patri, director deportivo, jugador, capitán y ojo clínico de este Don Benito. En silencio construyeron un bloque compacto, sólido y comprometido que ha mejorado los números del de la pasada temporada. Al menos, de momento. Y ya van 16 jornadas.

Las tres últimas victorias han catapultado al Don Benito al sexto puesto de la tabla, empatado a 29 puntos con el Coria, que es quinto. Sí, el Coria. El de Miguel Rubio, precisamente. Casualidades del destino. El mismo que ocupara hace unos meses el banquillo local, y el mismo que visitará el Vicente Sanz el domingo (17.00 horas) para jugarse parte del crédito que tiene al frente del club celeste. Volverá al estadio que le vio dar un paso al frente, pero ante un equipo que ha mejorado sus guarismos. A estas alturas de campaña, el Don Benito de la pasada temporada contaba con 22 puntos, siete menos que ahora. Era noveno, pero la afición estaba encantada con el juego. Ahora disfruta más. Se juega bien y se gana. A veces con dosis de fortuna. Otras cimentado desde una sólida defensa. «Al Don Benito lo miran ahora de otra manera. Nos pasa desde que ganamos en Badajoz. Estamos jugando bien e, incluso en partidos que no hemos ganado como ante Díter o Jerez, merecimos el triunfo». También saborea el buen momento Sosa, a sabiendas de que ésta es una carrera de fondo.

Claves

Hay diversas claves que explican esta notable mejoría del Don Benito. La primera pasa por la seguridad defensiva. Lleva tres partidos sin encajar gol y sólo dos tantos en los últimos cinco encuentros. Ha encontrado una defensa tipo con Lolo y Ricardo en laterales, y Pablo Toledano y Emilio Pinto, como centrales. «Pero defienden todos. Desde el delantero hasta el portero. Ahí estoy más que satisfecho», añade su entrenador.

Otra clave pasa por la nueva posición de Gonzalo. Durante los últimos años lo hemos visto de lateral derecho, pero Sosa lo ha incrustado en el centro del campo y le ha dado galones de llegador de segunda línea. Ya lleva tres tantos y su calidad es un punto diferencial. A ese talento se le une el de Kiko Martín, sin duda el jugador más regular de los rojiblancos este año.

Arriba dependen del olfato goleador de Rubén Fuentes, aunque pueden inventar alternativas de nueve con Albertino o el capitán Patri.

El equipo de Sosa no se escapa a los problemas, ya sean de índole laboral que impide a variso jugadores asistir a todos los entrenamientos o por lesiones como las de Isidro o la reciente de Óscar Hernández. Pero ahí está el Don Benito. Navegando entre complejidades, superándose cada día a sí mismo y trazando una brillante temporada que le permite estar en el vagón de privilegiados. No hay imprescindibles. Y ese puede ser su mayor secreto.

hoy.es/

La mejor morcilla, la de Guadalmez

image

Guadalmez  ha celebrado durante el puente de la Constitución y la Inmaculada ‘la morcillá’, una jornada dedicada a dar a conocer las excelencias de la morcilla de Guadalmez, ya sea la morcilla de patata, la de arroz, la lustre o la moraga. El domingo los bares de la localidad elaboraron tapas variadas, con la morcilla como protagonista, que se ofrecieron de forma gratuita junto a las consumiciones, a la hora de ‘hacer la baca” (como se conoce en esta comarca al aperitivo). Con más de veinte tapas diferentes de morcilla. La intención es repetir esta iniciativa en el puente de diciembre.
Fuente: lanzadigital.com