Almadén se vuelca en sus atractivos mineros, naturales y etnográficos

image

Almadén desgranó sus encantos turísticos en la cita anual imprescindible que constituye Fitur, y lo hizo luciendo orgullosa su distintivo de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la Unesco en 2012 a su parque minero, en conjunto con las minas de Idrija, en Eslovenia. El alcalde de la localidad, Carlos Rivas, fue el encargado de presentar ante los interesados los atractivos de la localidad, que se basan principalmente en su pasado minero.
Rivas se remontó al año 1417 para explicar que la carta puebla fue otorgada a Almadén por los Reyes Católicos. Fue aquel un momento de riqueza española, parte de la cual procuraban estas minas, de donde se ha extraído un tercio del mercurio de todo el mundo. Este «legado industrial» le vale a la localidad la declaración europea, que tiene como principal baluarte en parque minero. El regidor municipal describió pormenorizadamente las galerías, pozos y herramientas que pueden verse en el subsuelo, así como el testimonio de avances de la ingeniería que suponen los diversos hornos que son visibles en el exterior. También recordó la existencia de un museo que ayuda a la interpretación de la minería, su importancia y su contexto, así como al conocimiento del cinabrio y el mercurio.
Aparte del parque minero, Rivas se detuvo en el resto de recursos estrechamente relacionados. Habló de la plaza de toros de forma hexagonal, donde se ha celebrado la décima edición del festival de teatro, y que en breve acogerá un museo taurino con información sobre la tauromaquia en general y también sobre la comarcal. Habló del hospital de mineros o la cárcel de forzados, elementos muy importantes de la sociedad vinculada a la minería, así como de la gran novedad, la Casa Academia de Minas. Según recordó, acaba de finalizar la primera fase de restauración, dedicada a la consolidación y depuración de la estructura, así como a la reparación de la cubierta. No obstante, queda mucho para que pueda ponerse a disposición del turista, dado que habría que acometer una segunda fase, en cuya financiación el Ayuntamiento se halla trabajando, para convertirlo en centro cultural y residencia de estudiantes, como figura en el proyecto inicial.

más que minería. Rivas destacó el resto de atractivos de la localidad que no dependen exclusivamente de la actividad extractiva. Por ejemplo, el castillo de Retamar o el casco histórico, donde se abrirá próximamente un museo etnográfico. También habló de los yacimientos arqueológicos de Almadén y su comarca, así como de la «riqueza natural y faunística» del entorno, donde se puede practicar caza mayor y pesca, además de degustar suculentos platos típicos. Asimismo, Rivas recordó el gran número de festejos «de sabor popular» que acontecen en Almadén durante todo el año, con el Carnaval y las fiestas de San Pantaleón como principales llamadas de atención.
Almadén se presentó en Fitur, por tanto, como un destino privilegiado para los interesados por el turismo histórico e industrial, pero también con muchas otras alternativas que pueden animar al viajero a pernoctar en la localidad. Rivas afirmó que el Ayuntamiento está trabajando para dotar de mayores y mejores recursos turísticos al municipio, como es el caso del museo taurino, a punto de finalizar; el museo etnográfico y arqueológico, en fase de diseño;o la Casa Academia de Minas, que está llamada a ser un gran gancho.
Fuente: latribunadeciudadreal. es