Nuestro Padre Jesús Nazareno de Almadén

Para ver el álbum completo pincha en la fotografíaNuestro Padre Jesús Nazareno de Almadén

Aunque la devoción a Jesús es más antigua, es en 1709 cuando una imagen de Jesús Nazareno llega a Almadén y es expuesta en un altar de la ermita que se conocía como de Ntra. Sra. de la Soledad. La ermita cambió su nombre al de Jesús Nazareno y así seguiría llamándose siendo erigida como Parroquia.
La Parroquia fue destruida en la invasión francesa y al ser reconstruida pasó a denominarse de Santa María de la Estrella, aunque popularmente y aún hoy muchos almadenenses siguen refiriéndose a ella como la Iglesia de Jesús. Como hecho extraordinario consta que en el incendio en las minas en 1755, el Superintendente, Juan Pérez Corral y Frías, alarmado ante la magnitud del incendio mando hacer rogativas y sacar en procesión a la imagen para implorar el fin del incendio.
Es en 1878 cuando por iniciativa de D. Miguel Mora y D. Pedro Pedroso, se funda laFiel Congregación de Nuestro Padre Jesús Nazareno, incorporada para todas las gracias espirituales a la Real, Ilustre y Antigua Cofradía de Esclavos de Jesús de Medinaceli de la Villa y Corte de Madrid. Es por ello por lo que la Fiel Congregación…es reconocida como la filial de Medinaceli más antigua de España.
El primer Presidente de la Congregación fue el Ilmo.Sr. D. Pablo Gargantiel y Espejo, almedenense y Caballero de las Reales Órdenes de Carlos III e Isabel la Católica.
La Congregación tiene como finalidad venerar la Sagrada Imagen de Jesús Nazareno, tributándole el Culto debido como Hijo de Dios y Señor, sienso su fin el de contribuir a que los asociados consigan la perfección espiritual en la tierra y las gracias que se conceden en el cielo.
Durante los años 1936-1939, la imagen de Jesús Nazareno fue la única, de todas las que había en Almadén, que sobrevivió a la contienda. Sin embargo un hecho doloroso para la Congregación y para todo Almadén, se produjo en la madrugada del 22 de septiembre de 1954, en la celebración de su novenario, cuando de forma fortuita, la imagen de Jesús fue pasto de las llamas y resultó totalmente destruida.

La autoría de la imagen había sido atribuida al famoso imaginero Juan de Mena pero entre los restos calcinados por causa del incendio apareció una nota que literalmente decia ”HEFEZID MATHIAS DE VRUNENQUE Y DOÑA MARIA ROLDAN SU MUJER. EN SEVILLA AÑO DE 1699 A 22 DE JUNIO”. De la nota se deduce que la autora de aquella sagrada imagen fue una de las hijas de Matías y María: otra María a la que se llama la Roldana, famosa por ser la autora de la talla de Nuestra Señora de la Esperanza, “Macarena” de Sevilla.
La imagen actual es obra de D. Luis Marco Pérez y así como la imagen cambió, ésta es tan venerada y querida como aquella de la Roldana.

En la actualidad
La Fiel Congregación… tiene 832 congregantes, muchos de ellos hijos, nietos y descendientes de congregantes primitivos ya que la devoción se ha venido trasmitiendo de generación en generación. Además la Congregación ha concedió títulos de Honor: al almedenense Sr. Arzobispo D. Faustino Saínz Muñoz, Nuncio Emérito de SS el Papa, como Hermano Mayor Honorario; a la también almedenense Dª. Sofía Reina, pintora, como Hermana Honoraria, y al que fue Coadjutor de la Parroquia de Santa María de la Estrella, el mártir Siervo de Dios Ángel Muñoz de Morales Sánchez Cano, como Hermano Protector Honorario ( detalle en la página siguiente “Noticias”)
Nuestro Padre Jesús, desfila por las calles de Almadén en la madrugada de cada Viernes Santo y los congregantes-penitentes que acompañan a la imagen, visten túnica morada y capirote de igual color, cíngulo amarillo, zapato negro, guantes blancos y escapulario. En el comienzo de la procesión la túnica se lleva recogida con el cíngulo y cuando la procesión entra en la calle Mayor de San Juan, se le suelta, lo que da un movimiento muy peculiar a la túnica.
14 de septiembre: Exaltación de la Santa Cruz
Popularmente llamado día de El Cristo, se celebra con una fiesta en honor de Jesús Nazareno, con ofrenda de claveles desde la víspera que lucirán el día 14 en el trono del Señor.

Plaza de Toros Monumental de Almadén

Para ver el álbum completo pincha en la fotografíaPlaza de Toros Monumental de Almadén

La plaza de toros es uno de los edificios más emblemáticos de la localidad de Almadén, única en el mundo por su forma hexagonal, la cual está considerada como una de las plazas de toros más antigua de España, construida a partir de 1752 fue declarada monumento nacional en 1979.

La construcción originaria de la plaza de toros de Almadén, hay que vincularla a la construcción del Real Hospital de Mineros de San Rafael. En agosto de 1752, el entonces superintendente de las Minas, D. Francisco Javier de Villegas, ante las reiteradas epidemias y alta mortandad que existía en la población y en los forzados que trabajaban en las minas, propone la fundación del Real Hospital de Mineros. Las epidemias y la falta de alojamientos, fueron motivo para que se construyeran veinticuatro viviendas en esta plaza hexagonal. Dichas viviendas tendrían una doble finalidad: evitar el hacinamiento de vecinos en las casas de la localidad, que estaba en cuatro o cinco familias por casa, lo que aumentaba el riesgo de epidemias y aportar dinero con el alquiler de las mismas, para la construcción del Hospital de Mineros. La plaza en sí, con capacidad para unas cuatro mil personas, se destinaría a la celebración de festejos taurinos y serviría de centro cívico de la población.

De dos pisos de altura, constituido por una sola manzana, integrada por veinticuatro viviendas al exterior con cubierta de teja acusada y curiosas e interesantes chimeneas; se mantiene el zócalo y el encalado, en su interior se diseñó la plaza de toros propiamente dicha, con dos alturas, la baja formada por arcos y la superior adintelada por soportes. Su construcción presenta en su entrada principal un amplio balcón con voladizo que corresponde al palco presidencial, sobre el cual, por la fachada interior, existe un esbelto frontón con guarniciones neoclásicas, siendo el graderío inferior de sólida obra de mampostería.

Las obras de la plaza finalizaron totalmente en 1765 con un coste superior a los 320.000 reales de vellón. Pero hay que significar que, con la plaza sin terminar, en octubre de 1752, ya se dieron los primeros festejos; existen documentos quirográficos de que entre los días 19, 21 y 23 de octubre, Pedro Campanero y Pedro Martín Zancudo, lidiaron un total de 21 toros, siendo el precio del asiento de un real.

En 1754, Fernando VI prohibió la celebración de festejos taurinos en todo el Reino. Con esta disposición, pretendía la recuperación de la cabaña ganadera, diezmada por la sequía y las epidemias. Pero esta medida no afectó a Almadén, ya que el Superintendente Villegas, argumentando el destino benéfico de los ingresos, obtuvo una dispensa para la celebración de festejos. Y en este periodo de prohibición, que se alargó hasta 1759, se lidiaron en total 35 toros.

Tras 13 años de obras, estas finalizaron en 1765; se habían gastado 320 175 reales de vellón. Aun así, la plaza estaba siendo habitada por, al menos, 200 personas ya desde 1755, y ya en 1752 habían empezado a organizarse festejos taurinos, siendo esta plaza una de las pocas que los celebraba en España pese a existir una orden en contra.

Desde 1979 es Monumento Histórico Nacional (R.D. 16-11-79). En el siglo XXI la plaza de toros es un edificio privado; por ello se han perdido algunas subvenciones de organismos oficiales para el arreglo de parte del conjunto que no se encuentra en demasiado buen estado.

Después de la plaza de toros cuadrada del Santuario de la Virgen de las Virtudes en Santa Cruz de Mudela (también en Ciudad Real) y de la de Béjar (Salamanca), esta de Almadén es cronológicamente la tercera plaza de toros hasta ahora datada.[cita requerida]

Su última restauración finalizó en el año 2003, y hoy día se celebran importantes festejos taurinos, así como alberga sala de exposiciones, oficina de turismo, restaurante, hotel, etc