Castillo de Puebla de Almenara

 

El castillo se compone de tres recintos, un primer amurallamiento trapezoidal, un segundo espacio de paso, y el tercero, la parte más antigua, que da acceso a las zonas residenciales, de almacenamiento, y de uso militar.

Dispone de caballerizas, cuatro recintos abovedados bajo el patio central, rodeando el aljibe. Éste está imperabilizado con mortero rojo, típico de las construcciones árabes. El patio estuvo porticado.

Desde el patio accederemos a la sala de yeserías, donde se hallaron frisos renacentistas.

En el archivo de la orden de Santiago, que lo poseyó, afirma que se construyó en 1177. Ha tenido dueños ilustres, como el infante Don Juan Manuel, el cardenal González de Mendoza, que lo reformó en el s. XIV, y la príncesa de Éboli, ya en el XVI.

Para ver el álbum completo pincha en la fotografía

Castillo de Puebla de Almenara

La Ciudad Encantada de Cuenca

Situada en la localidad pedánea de Valdecabras (CUENCA), en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y rodeada de inmensos pinares, la Ciudad Encantada es sin duda uno de los parajes más espectaculares de nuestro país, donde podrás conocer y aprender el proceso geológico del karst y admirar sus caprichosas formaciones. Por ello, la Ciudad Encantada fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929.

Su origen se remonta a hace 90 millones de años, cuando la Ciudad Encantada formaba parte del fondo del mar de Thetis. Se trataba de aguas tranquilas, lo que propició la deposición de sales, en especial carbonato cálcico.

Al final del Cretácico y como consecuencia de la orogenia alpina, el mar se retiró y el lecho marino, compuesto de piedra caliza, emergió a la superficie. Miles de años de acción del agua, del viento y del hielo hacen que hoy podamos contemplar este impresionante fenómeno geológico en el que niños y adultos disfrutarán de un mágico entorno donde dejar correr la imaginación…

Para ver el álbum completo pincha en la fotografía

La Ciudad Encantada de Cuenca

Parque Arqueológico de Segóbriga

El lapis specularis, abundante en las minas de la zona y muy codiciado en Roma como cristal de ventanas y ornamento para fiestas, parece, según las referencias de Plinio, la causa principal de su desarrollo y crecimiento. Su situación estratégica, entre Cartago Nova y su conexión con Toletum Segontia;.la riqueza de su suelo, minera y agrícola, fueron las causas de sus gran esplendor y su monumentalidad. Esta grandeza ha permitido que aún hoy queden importantes y bien conservados restos que acercan Roma a la época actual y la posibilidad de ser testigos de la potencia cultural del imperio también en la meseta. Segóbriga llegó a albergar un teatro, anfiteatro, utilizado para las grandes fiestas, termas públicas, templos, destinados al culto imperial, mercados…hasta convertirse en punto de referencia de la Meseta como vida urbana al estilo romano. Actualmente, son visitables el acueducto, las necrópolis, la ciudad, el teatro, la muralla y puerta principal, el criptopórtico del foro, las termas del teatro, la basílica, el foro, el aula basilical, las termas monumentales, la acrópolis, la casa del procurador minero, el anfiteatro, el circo y la basílica visigoda.
Su recorrido es hoy una deuda para el viajero, que le permitirá sumergirse en las raíces de un imperio que se construye también en la meseta manchega

Para ver el álbum completo pincha en la fotografía

Parque Arqueológico de Segóbriga