Castillo de Molina de Aragón

Para ver el álbum completo pincha en la fotografía

 

Su extensión, sus características, y haber sido la cabeza del importante Señorío de Molina -casi una nación independiente de Castilla y Aragón-, hacen imprescindible su visita.

HISTORIA Y DESCRIPCIÓN

En el castillo de Molina hay que distinguir la fortaleza rodeada de muralla, y la llamada Torre de Aragón. La fortaleza es del siglo XII y fue construida por Manrique de Lara, primer señor de Molina. La Torre de Aragón fue construida sobre el castillo árabe, y éste sobre un castro celtíbero anterior.

PUERTA DEL SOL Y BARRIO DE DOÑA BLANCA

El acceso lo realizaremos por la Puerta del Reloj, que es parte de la muralla que rodea el recinto, con sus torres de vigilancia, dejando un gran espacio en su interior, casi suficiente para albergar una ciudad medieval. No es casual, porque en el siglo XIII, cuando la señora de Molina era Doña Blanca Alfonso, albergó un barrio entero. Los restos de la iglesia de Santa María del Collado, románica, de la que quedan el suelo de su nave y las basas de las columnas, es testigo aún de ello.

También existe en este recinto interior o albacara una sima natural, conocida como Cueva de la Mora.

CASTILLO DE DON MANRIQUE

Al castillo propiamente dicho accedemos por una puerta con arco apuntado. Atención a las defensas que sobresalen para protegerla, y al balcón superior de madera. Atravesándola seremos conscientes del gran espesor de los muros.

Las torres tienen tres plantas, con grandes ventanas de arcos apuntados, y comunicadas por escaleras metálicas. Sobre nuestras cabezas veremos las bóvedas de crucería, restos de decoración en las paredes, y escritos de soldados de diferentes épocas que ocuparon la fortaleza.

En el patio de armas se encontraban la residencia del señor de Molina, las caballerizas, cocinas, horno, habitaciones, pozo, aljibe, almacenes, y calabozo.

TORRE DE ARAGÓN

Llegaremos desde el castillo a esta segunda fortaleza, torre pentagonal rodeada de una muralla con almenas. Es una reconstrucción del siglo XIX, aunque aquí se sitúa la fortaleza árabe primigenia y el castro celtíbero.

La torre tiene tres plantas, con un simple vano de acceso en el muro sur. Dispone de tres ventanas, la última con un arco de medio punto. En su cumbre, una terraza almenada permite divisar, casi, toda la comarca de Molina.

 

Molina de Aragón

Para ver el álbum completo pincha en la fotografía

 

Molina de Aragón, situada al nordeste de la provincia, es una ciudad con una gran riqueza monumental. Su camino por la Edad Media domina la vista general que derrama sobre la colina la muralla que rodea el burgo y se funde con el castillo. Al fondo, la Torre de Aragón vigila desde el cerro y hostiga la fortaleza recogida por la barbacana que se distingue desde lejos.

El paseo por sus calles nos imbuye de cruce de culturas y tiempos. Tan pronto nos introduce en el barrio judío de gran belleza medieval, como nos lleva a la morería al otro lado del río.Sobre el río cubre el paso el Puente Románico, símbolo de la villa, realizado en arenisca roja y formado por tres arcos; junto a las pilas, los tajamares que se distinguen a uno y otro lado.

Sus templos cristianos de distintos momentos del arte nos llevan desde la serena belleza del románico de Santa Clara, en la plaza que lleva su nombre, a Santa María la Mayor de San Gil, totalmente reconstruida después de un incendio ya en el siglo XX; pasando por el renacimiento reflejado en San Pedro, con su preciosa espadaña mudéjar o el neoclásico del Convento de San Francisco.

Como testigo de su esplendor los palacios más significativos claman en sus blasones e inscripciones los nombres de sus insignes habitantes: Casa del Obispado Díaz de la Guerra, Palacio de los Arias, Palacio de los Montesoro… y entre todos ellos destaca el Palacio de los Molina, La Subalterna, que presenta un gran arco de medio punto abovedado en la portada con los escudos de los Molina, de Castilla y de León.