Desde el Almadén y con estas esplendidas vistas lo utilizo como mi propio museo de los atardeceres