Ermita-Santuario de Nuestra Señora de Oreto y Zuqueca

El conjunto religioso, que hoy se conoce como Santuario de la Virgen de Oreto y Zuqueca, comprende diferentes edificios que, sobre las ruinas de construcciones de época tardorromana y visigoda de Oreto y Zuqueca, comenzaron a reconstruirse a partir de la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, dando lugar a lo que hoy conocemos como Ermita propiamente dicha, casa-hospedería de los antiguos santeros y una casa dedicada en la actualidad a almacén de aperos.

El santuario, datado en 1243, es de gran interés estético. Su estructura es de planta en forma de “L”, con un pilar central como soporte, y restos de estelas visigodas reaprovechadas. En su interior conserva la imagen de la Virgen de Zuqueca, del siglo XIII, es una de las más importantes de la provincia.

La Ermita está configurada por una nave rectangular rematada al levante por un ábside de planta cuadrada. La nave se compartimenta longitudinalmente por una doble arcada sobre pilastras. En los paramentos del ábside y de la nave aparecen reaprovechados, tanto en el interior como en el exterior del edificio, fragmentos arquitectónicos ornamentados con motivos visigodos.

El Santuario es visitado por gentes de toda la Comarca y en especial el primer domingo de Marzo en el que se celebra la festividad del Santo Ángel de la Guarda.

Convento de la Visitación

Convento de Puebla de Alcocer)

A las afueras de la población se erige otro gran complejo conventual: el de las Agustinas, también con gran iglesia y hermoso claustro. Su construcción data de mediados del siglo XVI. Fue abandonado y desmantelado al comienzo de la Guerra Civil Española, lo cuál provocó el que su deterioro fuera más rápido. Posteriormente pasó a manos privadas.

Actualmente está en estado ruinoso, aunque todavía se conserva su portada plateresca, y en su interior su claustro de doble arcada con columnas de granito.

Existe una leyenda sobre su construcción, en la que la virgen se le apareció al párroco de Talarrubias sobre un peral, y le encargó su construcción para la Orden de la Inmaculada Concepción. También existe otra leyenda sobre una monja que estuvo sudando tres días después de muerta, y al sacar sus restos con el paso del tiempo se observó que tenía una cruz macada en el cráneo.

En la actualidad, sobre los restos que aún quedan del convento anidan numerosas aves, especialmente cigüeñas, palomas, y una gran concentración de Cernícalo primilla (Falco naumanni).

Volcán de Cerro Gordo Fuego, cenizas, cemento

El Campo de Calatrava en Ciudad Real es una zona volcánica de gran riqueza y muestra de ello es el volcán-museo de Cerro Gordo, en el municipio de Granátula de Calatrava, el único volcán de estas características visitable de la península ibérica.

Una manera de acercarnos a una de las fuerzas geológicas más fascinantes, que tenemos muy cerca y que en este caso se mantiene silenciosa, apagada. Un espacio que cumple dos años abierto al público.

Cerro Gordo es un volcán de interesante tipología, ya que en él se superponen las varias actividades eruptivas que se produjeron en los volcanes de la comarca del Campo de Calatrava, que en su sector oriental fue tocada por la intensidad de los procesos eruptivos.

La explotación minera que todavía actúa en la zona, en 2011 cedió parte del terreno de la cantera abierta en el flanco del volcán para la musealización.

EL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE VEREDAS. TORRECAMPO

Junto al río se encuentra la ermita, bella construcción gótica del XVI cuyo interior de arcos apuntados se une con reformas posteriores, como la entrada renacentista (muy semejante al santuario de la Virgen de la Luna) y el barroco camarín de la Virgen.

Esta Virgen, gótico-renacentista del siglo XV, tiene como principal atributo un tiro en la frente,

esta Virgen tan peculiar a la que llaman “La Chiquitita”. Sus inicios son muy parecidos a los de otras vírgenes ya que fue encontrada por un pastor cristiano en tierra de moros, lugar donde hoy se halla la ermita. Este pastor la recogió y se la llevo al pueblo, pero cuando llegó descubrió que había desaparecido. Así que volvió al punto donde se la encontró y allí estaba. La volvió a coger y, así, hasta tres veces, por lo que se decidió que la virgen lo que quería es que se construyera una capilla en aquel lugar,

Estuvo tranquila durante un par de siglos, adorada y venerada por los pastores del ganado trashumante que recorrían la Cañada Real (de ahí la advocación de Virgen de las Veredas). Después llegaron los franceses y le cortaron la cabeza. Se la reconstruyeron y en la guerra civil recibió un tiro en la frente (que conserva) sin que se rompiera la cabeza.

EL SANTUARIO DE LA VIRGEN DE VEREDAS. TORRECAMPO

Escuela Municipal de Música de Almadén

Audiciones del curso que finaliza 2018-19 de la Escuela Municipal de Música de Almadén, los próximos días 4, 5 y 7 de junio en el Teatro Municipal Cervantes a las 20 horas y con entrada gratuita. Organiza la Concejalía de Cultura del Excelentísimo Ayuntamiento de Almadén

Ermita de Piedrasantas (Pedroches)

Está ubicada a poca distancia del pueblo y alberga a la patrona de Pedroche, la Virgen de Piedrasantas. Construida en el siglo XVI, destacan en ella elementos barrocos añadidos en el siglo XVIII. En su interior se conservan siete bancos de madera con los nombres de las Siete Villas de los Pedroches, cuyos representantes se reunían aquí para tratar asuntos comunes a las villas.

La ermita tiene una sola nave cubierta por una bóveda de cañón con lunetos y arcos fajones que se apoyan sobre pilastras toscanas y contrafuertes exteriores.

La cabecera de planta cuadrada aparece coronada por una bóveda estrellada, habiéndose establecido un camarín con cúpula coronada por una linterna para albergar la imagen de la patrona.