Cuenta este municipio con canteras de granito gracias a los terrenos que proporciona la Sierra del Castañar, en cuya ladera norte se asienta. El pueblo de Las Ventas con Peña Aguilera nació como tal en el siglo XV, gracias a la anexión de las poblaciones de Las ventillas y Peña Aguilera.

Sus nombres provienen de las ventas que servían de alojamiento a los viajeros que atravesaban los Montes de Toledo; y en cuanto a Peña Aguilera puede provenir de su ubicación bajo unos riscos donde anidaban águilas, o referirse a un cerro conocido como del Águila. Antaño vivían del trabajo del cuero, la caza y las canteras de granito, de donde se sacaron las piedras para el Alcázar y la Catedral de Toledo. Hoy en día mantiene una importante actividad en lo que al trabajo de la piel se refiere y sus talleres atraen muchos visitantes sobre todo los fines de semana.