Invitación a la presentación del Cuaderno de Roldan

Cuadernos de Roldán es un colectivo que nació, en el ámbito de la edición, en una taberna de Sevilla el 21 de abril de 1988. Desde entonces ha publicado casi 100 cuadernos, libros, almanaques, zaquizamíes, Ad Limitum y hojas de San Lorenzo. El colectivo, que ha sobrevivido tres décadas sin ningún tipo de subvención oficial, agrupa a poetas, pintores, músicos o dibujantes, que han perseguido la convivencia de la creación popular con la de artistas de la talla de José Saramago, Carmen Laffón, Javier Egea o Felipe Benítez Reyes.

Fue allá por abril de 1988, cuando comenzaron a desarrollar estas inquietudes, editando el número cero dedicado al tabernero Manuel Roldan, desde entonces, todos los años publican tres libros, un almanaque y un zaquizamí. Cuadernos anteriores se han dedicado a ciudades como Madrid, Lisboa, Toledo o Salamanca, pero también a temáticas como ‘El arte del birlibirloque’; ‘El mar del Alberti’; ‘El Erotismo’ o ‘El vino’.

El Santuario de Nuestra Señora de Belén

Es una leyenda que transmitida de padres a hijos, data seguramente de tiempos anteriores a la invasión árabe.

Cuenta que yendo unos zagales cerca de río Almorchón pastoreando sus ovejas, uno de ellos se acercó para beber agua de un arroyo, en ese mismo instante pudo ver la imagen de la Virgen reflejada en el agua, pero al levantar la mirada no vio a nadie por lo que decidió no decirles nada a sus compañeros al creer que se trataba de una ilusión óptica.

Al día siguiente volvieron los pastores al mismo lugar, cuando hicieron una parada para el almuerzo el mismo pastor volvió a ir a beber agua del mismo arroyo, en ese justo momento volvió a aparecérsele la Virgen y quedó paralizado por la emoción, al darse cuenta sus compañeros de que algo ocurría acudieron rápidamente para ver que estaba sucediendo y también pudieron contemplarla, al alzar la mirada vieron la imagen de la Virgen sobre las encinas, en ese mismo instante hincaron sus rodillas en el suelo rezándola.

Los días posteriores la noticia corrió como la pólvora entre los alrededores y comenzaron a llegar personas de todas partes para hacerle rogativas.

Más tarde se levantó la ermita de la Virgen de Santa María, que se transformó en lugar de peregrinación. Su existencia se conoce desde el siglo XII, cuando la villa pertenecía a los Templarios

A modo de anécdota se puede observar como algunas de las encinas del lugar dan bellotas con una silueta grabada que parece ser la Virgen. El Santuario de Nuestra Señora de Belén está declarado de Interés Cultural por la Junta de Extremadura (1990), es el monumento histórico-artístico más importante de Cabeza del Buey y uno de los más relevantes de la comarca de la Serena.

Sierra de las Cabras y pinturas rupestres Cerro Estanislao

El Cerro Estanislao presenta tres estaciones rupestres: Abrigo Pastor ( nº I ), Abrigo Central ( nº II ) y Abrigo III. El acceso a ellos no tiene complejidad alguna, desde Cabeza del Buey parte  una buena ruta senderista de pocos kilómetros. Tomamos el Camino Real desde el Humilladero , para salir a la carretera Ex.104 ( dirección Belalcázar-Cordoba-) durante un poco más de medio  kilómetro, pero existe una camino paralelo  que hace más seguro el trayecto, abandonamos la carretera y tomamos el Camino del Aliso, hasta el alto del mismo nombre, a la izquierda tienes el Cerro Estanislao,con su oppidum preromano, a tu derecha el Valle de Aliso.

El Abrigo Pastor – nº1- esta al sur del Central ,a 577 de altitud,y fue aprovechado por los pastores para refugiarse, levantando para ello paredes de piedras. La Estación aparece quemada casi en su totalidad.Sólo podemos apreciar antropomorfos y serpentiformes.

Las Cábilas o El Peralejo

Chillón, en donde está ubicado el ruinoso caserío de Las Cábilas, con la aldea de Los Palacios de Guadalmez o simplemente Guadalmez, fue un municipio perteneciente hasta 1833 al llamado por entonces Reino de Córdoba, cuando el motrileño Javier de Burgos divide España en provincias, por Real Decreto del 30 de noviembre de ese mismo año, en las provincias actuales, salvo el caso de Las Palmas -que se crea en 1927 con Primo de Rivera-, en ese momento se incluye Chillón con su aldea en la recién creada provincia civil de Ciudad Real. (En 1927 la aldea de Guadalmez alcanza el título de villa independiente de Chillón). Hasta aquel año, 1833, el término municipal de Chillón formaba como una especie de cuña incrustado por un lado entre la provincia de La Mancha, con Almadén como localidad más próxima; por otro lado con la provincia de Extremadura -más concretamente la Baja Extremadura-, que pasará a nominarse a partir de esa fecha provincia de Badajoz, con las poblaciones más cercanas de Capilla y Peñalsordo; y por último, su limitación con otro término municipal del propio Reino de Córdoba, el de Santa Eufemia, que pasará a llamarse ese mismo año provincia de Córdoba.
Si hacemos esta sencilla descripción geográfico-histórica es por situar al curioso lector que se acerque al conocimiento de un territorio sumamente rural y agreste en el que hoy en día se conservan las derruidas casillas, que un día fueron habitadas por unas 20 familias, casi todas de “el Pueblo” como sinónimo de Peñalsordo.
En la actualidad tan sólo son ruinas desperdigadas donde crecen eriazos y en las que no hace tantos lustros existió una vida muy activa e intensa.