Se corresponden con unos trescientos metros de largo y unos tres metros de ancho, correspondientes a la Calzada de Mérida a Zaragoza y que pasaba por la ciudad romana de Sisapo según los itinerarios de Antonino.