Hay estructuras que ya no se utilizan y que todavía conservan su belleza y pueden sorprenderte. Es el caso de este puente de hierro que cruza el rio Valdeazogues que ahora, abandonado por el nuevo trazado de la carretera, envejece con la solemnidad de una gran y valiosa estructura que pese a su soledad se resiste a desaparecer.