Otro día se va y eres mucho más viejo

Otro día se va y eres mucho más viejo. Es la vida del pobre y no hay más que decir. Vas al tajo y a sufrir. Nunca puedes ganar la partida. Pero aún sigues en pie.