Almadén se abastece de agua potable desde el embalse de “Quejigo Gordo”, situada en la denominada “Ribera de Gargantiel”, con capacidad para 1,3 hectómetros cúbicos de agua, que es aproximadamente el consumo de esta población en un año.