Calabozos en los que eran tratados los presos enfermos que trabajaban en las minas.