Son los pequeños gestos y actitudes de nuestro día a día los que nos deben proporcionar un mínimo de alegría y comprensión sobre todos los que nos rodean. De este modo el espíritu navideño permanece en nuestros corazones.
Feliz Navidad y próspero Ańo Nuevo.