El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) dejará de vender billetes de tren a partir de este miércoles, 1 de enero, en cuatro estaciones de la provincia de Toledo, otras tantas de Cuenca, dos de Ciudad Real y una de Albacete.

Según ha informado CCOO en un comunicado, esta decisión de Adif afecta concretamente a Illescas, Torrijos, Talavera y Oropesa (Toledo), La Roda (Albacete), Almadén-Almadenejos y Almagro (Ciudad Real) y Cuenca capital, Carboneras, Guadazaón y Huete, en la provincia conquense.

A estas once estaciones se unirán a partir del mes de abril las de Villarrobledo (Albacete) y Socuéllamos (Ciudad Real), ha precisado en un comunicado el coordinador regional del Sector Ferroviario de CCOO, Fernando García, quien ha expresado «el total rechazo» de este sindicato a esta decisión y «la exigencia de explicaciones y de restablecimiento del servicio suprimido a Ministerio, Adif y Renfe».

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Adif-Toledo, Enrique Clavero, ha indicado que la supresión de la venta de billetes en cuatro estaciones de esta provincia «se enmarca dentro de la política de desmantelamiento del ferrocarril convencional y de la línea Madrid-Extremadura, en concreto, que venimos sufriendo desde hace años».

En este punto ha resaltado que «la mala fama y las malas experiencias del ‘tren de la vergüenza’ han provocado una notable pérdida de viajeros, en torno a un 10 % menos en 2019, respecto a 2018», después de que, «a base de denuncias por la reiteración de retrasos, incidencias y episodios rocambolescos, el Ministerio, Adif y Renfe se hayan puesto un poco las pilas».

Sin embargo, «ahora, la supresión del servicio de venta de billetes en las estaciones de nuestra provincia supone un retroceso, un varapalo y, lo que es peor, un síntoma más de la decisión de apostar únicamente por el tren de alta velocidad.