Salir por el campo y disfrutar de los encinares, de los limoneros, y animales que cuida uno a diario es la mejor terapia para la Soledad.