Las grullas han iniciado su viaje de regreso al norte de Europa después de pasar el invierno en la Península Ibérica, ya que durante la segunda quincena de febrero comienza el proceso migratorio.