Molino harinero hidráulico que aparece ya descrito en al año 1.575 perteneciendo a la orden templaria de San Juan y el último noble que se alojó fue el Infante Don Gabriel de Borbón. Ofrece un alojamiento confortable para descansar en un entorno apacible y familiar. Además, el Molino está totalmente actualizado reformado para acoger  celebraciones, tales como bodas o comuniones.