Almadén y la luna

Es fácil olvidarse de la luna, pero ella nunca se olvida de nosotros. Basta alzar la vista al cielo para encontrarla: Roja, gris o dorada, tan diminuta como una perla engastada en la oscuridad o tan grande que parece abarcar todo el horizonte.