Conjunto del volcán del Cerro Gordo

Publicado el Por Almadenysusrincones
Conjunto del volcán del Cerro Gordo

El volcán del Cerro Gordo o de la Yozosa (también LLozosa), está formado por varias erupciones volcánicas y está inserto en un complejo mayor denominado Cerro Gordo- maar del Varondillo-La Sima. Está situado a unos 4 km. al norte de Granátula de Calatrava (Ciudad Real), tiene una superficie unas 280 has. y está situado a unos 831 m. de altura sobre el nivel del mar. Su origen está relacionado con la formación del macizo volcánico del Campo de Calatrava. Dentro de esta comarca natural se detectan unos 330 centros de emisión en unos 7200 km², donde el 90 % se encuentran en el Campo de Calatrava. La formación del volcán del Cerro Gordo como el macizo volcánico del Campo de Calatrava tiene dos fases: la primera en el Mioceno Superior  (8.7 a 6.4 M.a.), acompañada de una fase de inactividad volcánica, y la segunda en el Plioceno y Pleistoceno Inferior (4.5 a 1.5 M.a.). Fecha última que se retrasa para la última erupción de algunos volcanes como el de Columba hasta hace unos 10000-5000 años, según los últimos estudios. Por ello estos volcanes, atendiendo a las normas internacionales, deben darse por activos, y no deben ser considerados extinguidos.

El volcán de Cerro Gordo tuvo un nacimiento violento. Su primera erupción fue de tipo hidromagmático, y dio lugar a un gran maar término que hace referencia “a una laguna que ocupa el cráter de un antiguo volcán”, hoy en día borrado por erupciones posteriores. La segunda erupción provocó una erupción con lava y nubes de cenizas. Dos coladas fluidas de basaltos se extendieron hacia el sur y oeste a lo largo de varios kilómetros con un espesor de decenas de metros, y una lluvia de lapilli negro formó un pequeño edificio en herradura, cuyos restos destacan en los estratos dentro del volcán. Tras un periodo de descanso, se produjo una serie de erupciones de tipo hidromagmático y se formaron conos de piroclastos rojos que forman la mayor parte del volcán actual. Esta erupción terminó con grandes coladas de barro y agua que dieron lugar al lahar que cubre el volcán. La última etapa provocó una última erupción efusiva, que da lugar a un pequeño conelete de escorias que se preserva en la parte superior del Cerro Gordo.

Los habitantes del Campo de calatrava han convivido desde hace cientos de miles de años con este espectacular paisaje volcánico, siendo testigos de los últimos pulsos de actividad volcánica. Esta ha tenido una gran transcendencia, directa o indirectamente, para los habitantes y pueblos que han vivido o han pasado por aquí: desde solo ver el paisaje con toda la gama de colores marrones, rojizos, grises o negros de sus suelos, debido a la riqueza en muchos minerales relacionados con las erupciones; pasando por los materiales volcánicos utilizados tradicionalmente en la construcción de edificios, para realizar obras civiles, infraestructuras, herramientas u objetos de joyería (hormigón, basalto, lapilli, obsidiana, olivino, etc.); hasta formar parte del vocablo popular y que pueden dar el nombre a parajes como el de Negrizales, Cerro de Las Cuevas, Cuevas Negras, La Sima o los Baños-Hervideros, estos últimos también con carácter medicinal.

En la actualidad la explotación minera de los volcanes convive con un uso sostenible de la actividad turística, agrícola, ganadera y cinegética, pero tan solo unos pocos volcanes están protegidos por su interés ecológico y sociocultural.

En Granátula de Calatrava hemos querido avanzar en su conservación y su puesta en valor para musealizarlo y convertirlo en el primer volcán visitable de la Península.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
error: Alerta: El contenido está protegido!!
A %d blogueros les gusta esto: