Castillo de Salvatierra
0 0
Read Time:1 Minute, 58 Second
Es un castillo de titularidad privada ubicado en el término municipal de Calzada de Calatrava. El primer edificio habría sido una torre de vigilancia del paso de la calzada romana que transcurría por la zona uniendo Sierra Morena con la Meseta Central.
Sobre este edificio, los musulmanes construyeron una fortaleza que –depende de las fuentes- dataría en torno a los siglos IX a XI.
Tuvo su mayor apogeo en 1198, en una época en la que la zona tenía un fuerte carácter fronterizo pero, a la vez, una época de bastante decaimiento cristiano debido a la derrota que habían sufrido recientemente en la batalla de Alarcos. Este hecho obligó a las huestes cristianas a retroceder y la Orden de Calatrava perdió su castillo de Calatrava la Vieja junto a otras fortalezas. Sin embargo, recuperaron y mantuvieron este castillo tomándolo con cuatrocientos caballeros y setecientos peones, comandados por el maestre Don Martín Pérez de Siones.
El Castillo jugó un papel moralizante que hizo prácticamente resucitar a la Orden de Calatrava, convirtiéndose en su sede e incluso cambiando el nombre de la orden por el de Orden de Salvatierra. Se engrandeció fortificándolo y poblándolo durante trece años, ante la inquietud de los almohades, que dominaban todo el territorio circundante.
En 1211, el califa Al Nasir cruzó con su ejército Sierra Morena y recuperó el castillo, tras un asedio de cincuenta y un días. Finalmente, tras la batalla de las Navas de Tolosa, fue reconquistado de forma definitiva por los caballeros de la Orden de Calatrava, entre 1213 y 125. Durante un tiempo fue la sede provisional de la Orden de Calatrava, a la espera de que finalizase su nueva sede situada frente a este castillo: el Sacro Convento Fortaleza de Calatrava la Nueva.
Es castillo de Salvatierra tuvo una gran importancia estratégica para los musulmanes, como punto de control del avance de las tropas cristianas que se dirigían a Al-Andalus y, para los cristianos, como observatorio militar al estar rodeado de otras pequeñas fortificaciones próximas, algunas de ellas desaparecidas, como la de La Mojina, Castilviejo y Castillejo de Don Alonso.
Dejó de estar en funcionamiento y su estado actual es ruinoso, aunque conserva parte de los dos recintos amurallados, patio de armas, restos de la torre del homenaje, que medía aproximadamente doce metros de altura, algunas bóvedas, cámaras subterráneas y aljibes de mampostería.
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
error: Alerta: El contenido está protegido!!