Castillo de Puebla de Almenara, lugar de Luz.

0 0
Read Time:2 Minute, 3 Second

Cuando pensamos en un Castillo Conquense, rapidamente se nos viene a la cabeza Fortalezas famosas como el cinematográfico Castillo de Belmonte o el Castillo de Alarcón (hoy parador nacional), pocas veces alguien te nombrara el protagonista de la entrada de hoy, la espectacular Fortaleza de Almenara, un enorme Castillo situado en la Sierra del mismo nombre, que domina gran parte de La Mancha Conquense y Toledana, y desde el cual se llega a divisar la cercana Ciudad Romana de Segobriga. Pese a estar en un avanzado estado de ruina, todavía muestra su tamaño y grandeza que gozó en siglos anteriores, siendo uno de los principales protagonistas de toda esta Comarca, en sus tiempos Tierras de la todopoderosa Orden de Santiago.

Desde el castillo se divisan con facilidad las localidades de Tarancón, Quintanar de la Orden ( 27 km en línea recta) Villanueva de Alcardete (15 kms), Belmonte, Uclés ( 21 km), Segóbriga ( 11,5 km), Carrascosa del Campo ( 29 km), Huete ( 41 km), Horcajada de la Torre, en un radio de 30-40 kilómetros el castillo es visible. En días claros se perfila la Sierra de Guadarrama, Puerto Lápice y Alcázar de San Juan ( 55 km), todas estas distancias en linea recta.

La Historia de esta Fortaleza es antigua y dilatada. Ya en el siglo XII se sabia que había una Atalaya Musulmana, que es tomada por la orden de Santiago en 1177, tal y como lo atestiguan la Crónicas de la Orden. Así gozo de gran importancia debido a que la Sierra de Almenara (Sierra Jalameña), esta cercana a Uclés (sede de la Orden de Santiago), y además tras la reconquista era la división entre los Concejos de Ucles y Alarcon. En el siglo XIV el castillo estaba en tierra del infante don Juan Manuel, quien dio la carta puebla al municipio para su repoblación el 22 de de marzo de 1332, es en siglo XIV donde se construye la Fortaleza que podemos ver en la actualidad.

Perteneció más tarde a los Mendoza, al Gran Cardenal Mendoza hijo del marqués de Santillana y hermano menor del I duque del Infantado, época en la cual se supone que termina su construcción, así sobre una de las torres del edificio, aparece un escudo con las armas de esta familia (todavía visible en la actualidad). Posteriormente ya el siglo XVI perteneció a la princesa de Éboli, doña Ana de Mendoza y de la Cerda que lo heredo de su padre Diego Hurtado de Mendoza.

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
error: Alerta: El contenido está protegido!!